¡No caballero, está usted equivocado! Si creías que porque ese par de calzoncillos te ha salido tan bueno, cuyos tejidos y fibras bien podrían haber sido diseñados por un cerebro de la NASA, no te debes desprender de ellos y debes seguir manteniéndolos en tu cajón de ropa interior como prueba viviente (nunca mejor dicho) de que el calzoncillo es el verdadero amigo del hombre y no debemos abandonarlos a su suerte, no vas por el mejor de los caminos. Ahora entendemos por qué tus amigos te miran raro y ese rollo que creías en el bote ha volado sin ni siquiera volver a contestar al Whatsapp.

Crees que estás a la última en lo que se refiere a tendencias y estilos de ropa interior pero aún te sigues aferrando a esos calzoncillos de la NBA, de tal o cual superhéroe o aquellos tan divertidos que te compraste para esa fiesta en casa de aquellos amigos. No, no hay perdón que valga ni excusa aparente. No nos gusta que sigas manteniendo esos gustos debajo de tus pantalones. Ahí, sí que la procesión parece ir por dentro… Y eso sin contar con que, lo más seguro, es que de tanto usarlo han cogido tanta holgura que el vaivén de tus joyas más preciadas bailen más que palomitas en una palomitera. Bamboleo va, bamboleo viene.

No hay más discusión que valga. Ha llegado el momento. Debes cambiar tu ropa interior y lo debes hacer ya. De lo contrario, pueden acusarte de crímenes contra la naturalidad. Según la estilista Jacqui Stafford“la manera con la que cuidas tus posesiones, dice mucho del modo con el que salvaguardas el resto de cosas en tu vida”. Y si lo dice Jacqui, solo nos queda asentir y dejarnos de ofertas de grandes almacenes o marcas más pasadas de moda que el comer paloduz, para comprar calzoncillos como manda el buen gusto o el canalleo más íntimo (que tampoco vamos a ser tan serios).

¿Necesitas recomendación? Los bóxer estilo brief y el modelo short. Los slips solo son aptos para aquellos que realmente tengan algo de lo que sentirse más que orgullosos, dado lo apolíneo de su figura. Intentemos no caer en su uso y dejemos algo para la imaginación. ¿No sabes qué color elegir? Grises, blancos, negros y vuelta a empezar. Los estampados, bordados o de tiras cómicas son recomendados para aquellos que sepan de qué manera sacarles buen partido pero sin olvidar nunca que la sobriedad, la elegancia y una talla perfectamente elegida es lo que más pone. Aquí, nuestros ejemplos favoritos:

Charlie by MZ

Decadente sofisticación setentera/ochentera la de la marca americana del que fuera diseñador creativo de la línea de baño de Victoria’s Secret, Matthew Zink. Exclusividad sexy y buen gusto que juega sus cartas y las gana.

SAXX Underwear

¿Piensas que no todo la ropa íntima está preparada para transitar de los momentos más íntimos a aquellos más deportivos en que se necesita una mayor sujeción y una comodidad absoluta? La firma canadiense acompaña al hombre en esta aventura, gracias a un diseño impecable y un tejido como la viscosa que absorbe la humedad como pocos y que al tacto resulta tan suave como el algodón. Para la campaña de este verano han contado con la participación de los deportistas Mark Healey, Kevin Love y Jake Arrieta ¿Puedes pedirle algo más a un par de calzoncillos? Sí, que sienten bien… ¡te aseguramos que los Saxx les sientan de lujo!

AussieBum

Libertad y puro descaro es lo que exuda la ropa interior de esta firma australiana tan presente en redes sociales. Calzoncillos que entre su línea Wonderjock (para resaltar las rotundas posesiones masculinas) como su versión Air colapsan las miradas a golpe de like.

Pump!

Pocas veces deporte y sexo estuvieron tan bien hermanados. Marca, también, canadiense de diseño minimalista que deja poco para la imaginación e indicada solo para aquellos cuya testosterona merece un continente a la altura de las reales circunstancias. Confort y desahogo, las verdaderas armas de un juego de primera línea.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *