Cuando haces un “it’s a match” en Tinder, una felicidad se adueña de tu cuerpo. Ese nerviosismo de saber si el match es el perfecto es lo que te hace agarrar el móvil y empezar a mensajearte con tu contrario y ver si la leña arde. Lo mismo nos pasa cuando dos grandes cocinas, dos grandes equipos gastronómicos se unen y hacen de las suyas frente a una clientela de los más expectante. Señores, Dears, lo del desembarco de Zuberoa en Tepic es sencillamente, algo épico, algo que debes probar si no te quieres arrepentir.

Cuando son muchos los madrileños que aprovechan el puente de mayo para volar de Madrid y descansar con vistas al mar, dos miembros del equipo del laureado restaurante Zuberoa hacen lo propio pero a la inversa. Pablo Miranda, subchef de Zuberoa, mano derecha de Hilario Arbelaitz y Rebeca Leyva se traen un pellizco de la gastronomía hecha en el restaurante de Ugaldetxo (Gipúzcoa) con tanto amor que se nos cae la baba.

Un “a cuatro manos” que se une a otras dos, las de Sara Herrera (chef de Tepic), y que siguiendo la estela de otro de los grandes invitados del local situado en Ayala, 14 como ha sido Armando Cajero, chef y propietario del restaurante de cocina de temporada NA’AN (México), que visitó Tepic en febrero.

Una experiencia única que hasta el próximo 4 de mayo (¡ya te puedes dar prisa!) podrás degustar y con la que disfrutar hasta niveles que ni imaginas. Un menú degustación (30,50€) que no se olvida de nuestros clásicos favoritos de Sara (huarache de carnitas estilo Michoacán, el mole de olla o caldo de carne de res con mole rojo y verduras y el pescado con salsa de flor de calabaza y crujiente de maíz), añadiendo las ostras, vieiras o pato con los que tan bien sabe tratar el equipo vasco y que nos regalan platos tan sabrosos como el aguachile de vieira, la ostra Gillardeu con granizado de pepino o el mixiote de pato. Una comanda en la que tampoco faltan el chicharrón de cerdo ibérico o la jericalla con sorbete de Jamaica, de postre, broche final a una experiencia culinaria en edición limitada. Repetimos, ¡no te lo pierdas! Y ¡viva México, cabrones!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *