Que los ángeles hagan sonar sus fanfarrias y demás instrumentos de viento. Anna Wintour lo ha vuelto a hacer y la moda, por si no quedaba aún claro, es ya definitivamente una religión. Ayer noche, el MET neoyorquino volvía a acoger una edición más de su archiconocida gala anual al son de divas pop, actrices, actores y modelos convertidas en vírgenes, curas, papas, ángeles del cielo (o su versión más caída), reinas bizantinas (que también pegaban) y demás imaginario místico (pero rebelde). ¿El dress code? Sencillito y minimalista: ‘Heavenly Bodies: Fashion & The Catholic Imagination’.

Como todo primer lunes de mayo, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York sacaba sus tiros largos pasear haciéndonos más que testigos del poderío que ostenta cuando el evento tiene que ver con moda en su más extenso significado y la exposición ligada a él se apoya en la religión como extravaganzza más espiritual. Nadie se quiso perder la festividad. Por allí vimos a Darren Criss, a Jared Leto, Nick Jonas, Michael B Jordan, Donald Glover, Andrew Garfield, Shawn Mendes, Donald Glover que supieron exprimir al máximo la temática de fastuoso happening donde el retaco se codeaba con la excelsa ornamentación y el decoro iba unido, principalmente, a esmóquines como segunda piel.

Un protagonismo cedido, deliberadamente, a las féminas (verdaderas reinas de la noche) en una velada que se encargó de dirigir una sacerdotisa vestida de Chanel llamada Anna Wintour que con Donatella Versace como invitada de honor y el resto de vacas sagradas del mundo textil deluxe hicieron las maravillas de un público que hoy de resaca por horror vacui se encuentra, mientras se encomienda a su santo de cabecera. ¡Aleluya, hermanos!

Michael B. Jordan de Off-White con un broche customizado de David Yurman

Chadwick Boseman de Versace con zapatos Christian Louboutin 

Darren Criss de Dolce & Gabbana

Donald Glover de Gucci

Jared Leto de Gucci

Virgil Abloh de Louis Vuitton y zapas Nike x Off-White

Riccado Tisci de Burberry

Idris Elba de Givenchy

Jordan Roth in Givenchy

Nick Jonas en Dolce & Gabbana Alta Sartoria

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *