El tiempo cambia; las políticas van virando de un color a otro según avanza la sociedad votante; el pueblo llano también modifica su manera de pensar y la economía, como no podía ser de otro modo, encuentra nuevos modelos de crecimiento movidos por la necesaria metamorfosis de una sociedad en constante transformación y apertura. Y el movimiento LGBT también ha hecho mella en ella. ¿Acaso dudabas en el poder del arcoíris?

Vivimos en un mundo en el que clasificar está a la orden del día y son muchas las listas o rankings con los que podemos toparnos a lo largo del día y con los que descubrir qué países tienen mayor renta per cápita, qué naciones son las más trabajadoras o en qué capitales del mundo se venden más aparatos de Apple pero ¿y si te dijéramos que entre esta macedonia de listados hay uno que nos ha llamado la atención sobremanera? Pues bien, ahí van: los hombres gays ganan más dinero que los heterosexuales. Sí, señores. Ha llegado el día.

Según un estudio de la Universidad de Vanderbilt en Tennessee, los hombres homosexuales ganan en torno a un 10% más que sus compañeros heteros, con responsabilidades, perfiles educativos y laborales y años de experiencia similares.

Durante más de dos décadas la balanza se equilibraba a la inversa y eran los activos heterosexuales los que ganaban un 10% más que aquellos que se veían interesados por su mismo sexo. Todo se debe, según el profesor de economía y co-autor del estudio Kitt Carpenter, a los avances en materia LGBT, al mejor ambiente laboral y a la creciente eliminación de barreras y prejuicios sociales de años atrás.

Datos que han venido fortalecidos con la llegada de personalidades como los empresarios David Geffen (Geffen Records), Peter Thiel (PayPal), Jon Stryker (Stryker Corporation), Jann Wenner (Rolling Stone), Chris Hughes (Facebook), Tim Gill (Hewlett Packard); los diseñadores de moda Michael Kors o Giorgio Armani o el cantante Elton John a estas listas que tan bien nos ilustran las grandes riquezas mundiales y donde parece ser que el rainbow power está cimentando con su presencia un interesante camino de baldosas amarillas. ¡Ya era hora!

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *