Y de hecho lo es. Muchos creerán que después de un día complicado, lo que mejor sienta es un buen plato de patatas fritas, unos donuts de chocolate o un menú del KFC pero no, aunque de primeras puedas pensar que es tu puerta hacia la alegría, la jugada te puede salir mal. ¿Por qué? La depresión llamará a tu puerta.

Aunque tus visitas al chino/ultramarinos más cercano te puedan hacer sentir imbatible y más, cuando vuelves a casa con la bolsa bien repleta de chucherías, bolsas de patatas, y bollería industrial para alimentar a medio continente africano, no es la solución. Pese a que de manera inmediata te induzcan a una placidez y estado de nirvana, esa comida rápida fabricada poco (o nada) bueno tiene que ofrecerte. Y es que según investigadores de la Universidad de Cardiff, su consumo no solo afectaría a esa dieta mediterránea tan buena que te ha mandado tu nutricionista sino que también afectaría a tu salud mental. ¿Cómo te quedas?

Al parecer, chocolate y patatas fritas serían los productos que mayores índices de fatiga y angustia emocional producirían en el organismo, mientras que los que hicieron lo propio con fruta lograron un bienestar mental más que necesario con casi un 32% menos de ansiedad. Pese a no contar con datos suficientes para determinar por qué los más fruteros ganaban el experimento, sí se puede dejar entrever que la causante de todo esto sería la serotonina producida gracias a la capacidad de la fruta de potenciar su desarrollo; neurotransmisor que conseguiría hacernos sentir bien, felices y con una plena satisfacción, envidiada por los más comilones de la sala. Así que ya sabes, cuando el cuerpo te pida pecar, házte con unos sandwich de mantequilla de cacahuete, chocolate negro, plátanos, nueces de Brasil o arándanos y no caigas en la tentación.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *