Tanto si llevas apuntado al gimnasio desde que lo abrieron en tu barrio (yendo fielmente y sin saltarte ni un día de entreno) como si lo tuyo es ir como el río Guadiana (apareciendo y desapareciendo) sin más intención que hacerte ese selfie en las duchas rollo Mark Wahlberg (pero en horas bajas), seguramente hayas sentido hastío y aburrimiento en algún momento. Da igual que cambies tu rutina, da igual que te aventures a probar esa máquina que pensabas del demonio pero que te ha hecho recobrar, solo por un instante, tus deseos de más en el gimnasio… Te aburres como una ostra y tus objetivos siguen en la misma posición que los dejaste la última. ¿Por qué no meter, entonces, un poco de vidilla a tu entrenamiento con una herramienta nueva con múltiples posibilidades? ¿Te hacen unas cuerdas?

Tranquilo, no queremos atarte a la máquina de hacer pecho ni a la de hacer pierna, tampoco nos hemos dejado llevar por nuestras fantasías más recurrentes ahora que estamos en el gym, lo que queremos es que te lances de una vez a experimentar con las cuerdas de entrenamiento o battle ropes que dirían los más posturitas. ¿Te atreves?

Nuestro días de ejercicios cambiarán completamente y es que las cuerdas añadirán una nueva dimensión para cualquier grupo muscular en rutinas HIT (donde la fuerza y resistencia son nuestras aliadas) o para cualquier ejecución que implique equilibrio y coordinación por encima de otras destrezas.

Cuerdas largas de unos 15/20 metros de largo y casi 40 mm de grosor ancladas cuyo uso permitirá que mejores tu fuerza y tono muscular, estimular la capacidad cardiovascular, quemar grasa, trabajar todo el cuerpo y mejorar tu postura. Ejercicios que no deben durar más de 20 minutos a una intensidad media-alta mientras realizamos ondas de movimiento muy variadas manteniendo los extremos de las cuerdas bien sujetos y una posición que no implique peligro de lesiones.

Una rutina de movimientos constantes y controlados que ya han seducido desde a Ryan Gosling pasando por Ryan Reynolds o Sebastian Stan y que de añadirla a la que ya hacías pueda no solo renovar y regenerar tus ganas por seguir sudando para verte cada vez mejor sino alcanzar rango de superhéroe en un par de meses. Todos llevamos un personaje Marvel en nuestro interior, si lo deseas… ¡saldrá al exterior!

Aquí, unos ejercicios…

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *