En 1614 una expedición japonesa encabezada por el nieto del emperador del momento desembarcó en el pueblo sevillano de Coria del Río donde el heredero al trono se enamoró de una bonita sevillana con la que formó una familia y jamás regresó al país del Sol Naciente.  Cuatro siglos después, el emperador Satohito muere y el heredero legítimo resulta ser Paco Japón, vecino de 37 años de Coria del Río. La vida de Paco y de su familia cambiará drásticamente al verse, de la noche a la mañana, viviendo en el Palacio Imperial y preparándose para ser los nuevos royals de Japón.

Este es el argumento de lo último de Álvaro Díaz Lorenzo que, tras el éxito de Señor, dame paciencia, vuelve a primera línea de comedia para regalarnos este particular choque cultural entre nipones y andaluces, este cruce entre Oriente y Occidente abierto a una segunda entrega. Hablamos con el director y esto es lo que nos cuenta.

¿Quiénes son Los Japón? Pues son una familia de Coría del Rio formada por Paco (Rovira) Encarni (María León) y sus dos hijos Paqui (Cinta Ramirez) y Fran (Iker Castiñeira) que ven como su vida cambia drásticamente de la noche a la mañana al enterarse que Paco Japón es el nuevo emperador japonés. La familia al completo tiene que trasladarse a Tokio para convertirse en la nueva familia real nipona, con todo los cambios y ajustes que eso conlleva. Es la clásica historia de pez fuera del agua y como tienen que lidiar con su nuevo día a día, que dicta mucho de su día a día en Coría del Río.

Es una historia real, ¿verdad? ¿Cómo llegó a tus manos? Sí, está basada en el hecho histórico de 1614, cuando una delegación japonesa llego a orillas de Coria Del Río para llegar hasta Madrid para establecer relaciones diplomáticas con el impero español bajo el mando de Felipe tercero. Muchos marineros no regresaron a Japón y se quedaron en Coria del Rio, al enamorarse de la zona y de las lugareñas, haciendo que años después naciesen los primeros niños japo-corianos. A día de hoy hay más de 400 descendientes directos de los primeros japonesas que llegaron a Coría y que llevan el apellido Japón.

El guión llegó a mis manos por medio de Antena y quería que lo reescribiese y le diese mi toque, cosa que hice al hacer siete versiones del guión y cambiar más del 90% del guión, por lo que al final yo firmo el guión, aunque la idea original no sea mía.

¿Por qué Dani Rovira y María León? ¿Qué tienen ellos que no tengan otros? Dani y María son los dos máximos exponentes de la comedia de los último años y siempre quise juntarles, cosa que tuve la gran suerte de hacer y Los Japón es la primera película en la que estos dos grandes de la comedia trabajan juntos por primera vez. Pues Dani y María tienen talento, gracia natural, ángel, arte y una disciplina actoral que pocas veces había visto antes. Trabajar con ellos fue todo un placer y me pusieron las cosas muy fáciles.

¿Cómo fue la experiencia de rodar en Japón? ¿Es tan loco como creemos o nos han hecho creer? Fue una experiencia muy bonita y una aventura en todo regla, ya que Tokio es una ciudad muy visual y moderna y pusiese donde pusiese la cámara, todo se veía alucinante. Poder rodar en Japón fue muy importante para la película, ya que le da veracidad a la historia y visualmente hace que la película sea muy estimulante, además de darle valor de producción. Tokio es un poco loco, pero no tanto, los primeros días te «ciega» un poco tanto anuncio, color y neones, pero al final es una gran ciudad como cualquier otra, aunque hay veces que crees que estás en otro planeta, jeje.

¿Alguna anécdota? Un día estábamos rodando en un barrio que es una mezcla de Malasaña y el Rastro el domingo, donde se junta una multitud de persona y todas muy modernas. Estábamos rodando una escena de Dani y María con pelucas y gafas entre la gente, (sin permisos y con ellos sueltos entre la multitud) para que sus personajes pasasen desapercibidos y nadie los reconociese. Pues rodando los pocos españoles que había reconocieron a Dani con la peluca y las gafas y nosotros no podíamos dar crédito, ya que nunca pensamos que le iban a reconocer, y como es normal, le pararan para hacerse una foto, mientras estábamos rodando.

¿Crees que necesitamos más comedias y menos dramas? Yo creo que en la variedad está la esencia y es bueno que haya comedias, dramas, thrillers, pelis de acción. En el cine español tiene que haber de todo, pero es verdad que las comedias son las que mejor funcionan en taquilla y a la gente les gusta verlas, ya que pasan un buen rato y desconectan de sus problemas durante 90 minutos, y eso siempre es de agradecer.

¿Te has sentido presionado por los más de 7 millones de euros recaudados por ‘Señor, dame paciencia’? La verdad es que no, lo bueno de esos 7 millones recaudados, es que me ha abierto la puerta a más proyectos, pero en ningún momento he sentido la presión.

¿Cómo te sientes desfilando por los festivales? ¿Qué es lo que más y menos te gusta de ellos? Me gusta mucho, sobre todo el de Málaga, ya que presentado mis películas ahí y siempre han sido muy bien recibidas. Lo que más me gusta es el público, su calor, lo bien que nos reciben y que amor que procesan por el cine español. El público siempre es lo mejor de los festivales. Y lo que menos me gusta, es que no tienes tiempo de ver otras películas, ya que siempre se tiene la agenda a tope.

¿Cómo te definirías como director y cómo definirías tu cine? Pues creo que soy un director muy calmado, que tiene las cosas muy claras y que siempre le doy libertad a mis actores, ya que meses antes de rodad trabajo con ellos para hablar de los personajes y así a la hora de rodar, nos conocemos mejor y trabajamos más cómodos. Mi cine es una mezcla de comedia con toques sentimentales en la que intento dar prioridad a los personajes, ya que para mi los actores siempre son lo más importante de mis películas.

¿Sigue siendo difícil hacer cine en nuestro país? ¿Por qué? Sí, es muy difícil hacer cine en España y como siempre digo, hacer una película es un milagro. Rodar es muy caro y cuesta que te financien las películas, ya que es un riesgo y no todo el mundo está dispuesto a invertir en cine. Menos mal que están las televisiones, en especial Antena3, que apuesto mucho por el cine español y nos da oportunidades a muchos directores.

La Lista, ¿qué me puedes decir de ella? Pues La Lista es mi guión y mi película más personal, en la que cuento la historia de tres mujeres muy valientes (María León, Silvia Alonso y Victoria Abril) en la que afrontan un cáncer de mama mirándole de frente y con valentía y mucha positividad. Es una comedia muy positiva y vitalista donde las protagonistas son las mujeres y su manera de luchar contra una adversidad sin perder la sonrisa, el espíritu y las ganas de vivir. En un canto a la vida, al amor y a las ganas de vivir cada día como si fuese el último.

¿Y de Victoria Abril? Nos encanta. Cuéntanos cosas de ella que nadie sepa. Así, en confianza. Poder rodar con una grande del cine como Victoria Abril fue un sueño hecho realidad. Cuando leyó el guión y me dijo que sí, no me lo podría creer y de repente me puse nervioso porque ahora me tocaba dirigirla!! Victoria tiene las cosas muy claras, sabe lo que quiere en todo momento, es muy profesional y toca todos los palos del cine y bien. Pues en La Lista ella misma se maquillaba y la verdad es que lo hacía superbien.

¿Cuál sería tu sueño hecho realidad como director? Mi sueño es poder seguir haciendo películas y dedicarme a esto.

Ahora que aún seguimos en el mes del Orgullo, ¿de qué está orgulloso Álvaro Díaz? Pues de mis sobrinos, a los que adoro y de no haberme rendido nunca cuando parecía imposible que volviese a dirigir una película, ya que entre mi primera y segunda película, pasaron más de 7 años.

¿Qué realidad de nuestro país, actual, te daría buen argumento para una película? La realidad política y sobre todo nuestros políticos, que dan para una muy buena comedia. Si Berlanga y Azcona siguiese vivos, harían una obra maestras sobre nuestros políticos.

Si tuvieras que elegir un chico de portada para nuestra revista, ¿quién sería y por qué? Dani Rovira, ya que es un tío muy comprometido con las causas sociales.

 

Fotos: Julio Vegne

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *