Pudo ser una noche como otra cualquiera pero no lo fue. Si la última gala de los Globos de Oro fue aburrida, tediosa y nada excitante (y no por sus presentadores Sandra Oh y Andy Samberg), la de los Critics Choice, premios que otorga cada año la Broadcast Film Critics Association, no dejaron ni un segundo sin que nuestros nervios estuvieran a flor de piel. Pero si la ceremonia fue de 10, la previa alfombra roja supo eclipsarla por goleada. Los hombres que por allí pasaron supieron, al fin, dar con la fórmula del éxito para rivalizar con sus contrincantes femeninas y ganar estilisticamente hablando y es que si años atrás se esperaban con ganas los modelos de Amy Adams, Julia Roberts o Meryl Streep, a partir de este año estaremos todos muy atentos de los de Timothée Chalamet, Cody Fern o John Legend porque saben cómo arriesgar, saben de qué manera ganarse la atención de todas las miradas.

Puede que el bueno de Timothée se quedara sin su Globo de Oro y también sin su Critics Choice por su película Beautiful Boy pero, sin dudarlo, el joven actor de raíces francesas (por parte de padre) sigue marcando allá por donde pasa. Desde luego que tras ponerse a las órdenes de Luca Guadagnino en Call me by your name, su lanzamiento al estrellato ha sido fulgurante y apoteósico. Todos le amamos, las revistas de moda y estilo de vida se pelean por él, las marcas se lo rifan y los vecindarios de casi todo Estados Unidos sueñan con tenerlo como vecino. Eso sin contar que las estrellas más conocidas y brillantes de Hollywood lo buscan para fotografiarse con él y hacerse ese selfie con el que demostrar que son Chalameters hasta la médula (¡cómo son las redes sociales!).

Pero si hay algo que resaltar del precioso de Timothée o «el chico que más se puede parecer a una escultura romana recién tallada y que ha cobrado vida”, además de su gran talento para dejarnos con la boca abierta con sus actuaciones y querer más de él, es a atreverse a vestir para cada momento y ocasión como a nosotros nos gustaría vestir. Y es que no hay nada que no se ponga que no nos guste, que no queramos comprarnos, que no hayamos soñado con llevar puesto en algún momento. Y en ese momento, en el que pensábamos que no nos podía volver a sorprender, lo vuelve a hacer. Timothée es un atrevido y su traje estampado de Alexander McQueen (así como su total look en negro con arnés brilli-brilli incluido de Virgil Abloh para Louis Vuitton) han demostrado ser el sueño de cualquier amante de la moda que se precie. Tim es moda, es tendencia… y lo sabe.

Pero no fue el único que supo exprimir al máximo los límites de la moda masculina actual. ¿Quieres saber qué otros compañeros de alfombra supieron mantener el listón? Aquí los tienes.

Cody Fern con un vintage de Yohji Yamamoto y botas de Margiela.

Lakeith Stanfield de Dzojchen y gafas de SALT.

Edgar Ramirez de Prada y zapatos de Christian Louboutin.

Billy Porter de Rinat Brodach

John Krasinski de Brioni.

Darren Criss de Emporio Armani y gafas de Oliver Peoples.

John Legend de Ermenegildo Zegna XXX y zapatos de Christian Louboutin.

Rami Malek de Givenchy.

Milo Ventimiglia de Armani con zapatos Tod’s y gemelos Montblanc.

Posted by:Bru Romero

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *